¿Quieres información? 966 522 836 ¡Llámanos!

21 de Junio, Día Mundial de la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA)
22-06-2018

Ayer jueves 21 de junio, se celebraba el día Mundial de la Ela. Una fecha destinada a recordar la existencia y la lucha constante que viven miles de personas contra la Esclerosis Lateral Amiotrófica.

Bajo el lema “La ELA existe”, se pretenden informar y sensibilizar a la población general sobre esta enfermedad degenerativa del sistema nervioso. Esta enfermedad suele afectar a las personas de entre 40 y 70 años y la causa por la que se explica su origen permanece desconocida, aunque se considera que entre el 10 y el 15% de los casos suelen tener un origen genético hereditario.

Que es la Esclerosis Lateral Amiotrófica?

La esclerosis lateral amiotrófica (ELA), más conocida como la “enfermedad de Lou Gehrig”, es una enfermedad neurodegenerativa progresiva, que afecta a las células nerviosas del cerebro y de la médula espinal. Las neuronas motoras van del cerebro a la médula espinal y de la médula espinal a los músculos de todo el cuerpo. Con el tiempo, la degeneración progresiva de las neuronas motoras producida por la ELA ocasiona la muerte de éstas. Cuando mueren las neuronas motoras, el cerebro pierde la capacidad de iniciar y controlar el movimiento de los músculos. Debido al efecto progresivo sobre la acción de los músculos voluntarios, los pacientes en las etapas finales de la enfermedad pueden quedar totalmente paralizados.

Alguno de los síntomas de la Esclerosis Lateral Amiotrófica:

Los síntomas comienzan detectándose como una pérdida de la fuerza muscular en brazos y piernas, impidiendo hacer las actividades de la vida diaria. Puede aparecer también en los músculos de la boca. Esta enfermedad se va extendiendo por la corteza cerebral y la médula espinal hasta que, en las etapas finales, se producen la pérdida de movilidad absoluta y el fallo respiratorio, que suele ser la causa de fallecimiento más habitual en esta patología. A lo largo de todo el proceso, los cinco sentidos permanecen inalterables y no suele verse afectada la capacidad cognoscitiva ni la sensibilidad.

¿Cómo se trata la ELA?

Todavía no existe una cura para la ELA, pero algunos tratamientos pueden ayudar a controlar los síntomas citados anteriormente. El apoyo se consigue a través de equipos multidisciplinarios y profesionales de la salud como por ejemplo: médicos, farmacéuticos, terapeutas, nutricionistas, trabajadores sociales, psicólogos y enfermeros de atención domiciliaria.

 

 

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártela!